Las relaciones sociales y laborales se basan en la comunicación efectiva, verbal y no verbal. Aquí adquieren relevancia las habilidades sociales. Muchas veces, no somos conscientes de lo que proyecta nuestro comportamiento y de cómo nos perciben los demás. Por lo tanto, el desarrollo de nuestra marca personal adquiere un valor predominante que exhibe quienes realmente somos y nos abre las puertas al éxito personal y profesional.

El mundo de la empresa y las organizaciones todas, presenta un sinnúmero de complejidades y situaciones en donde el comportamiento, los gestos, la vestimenta, modos son determinantes en el desenlace de toda comunicación sea laboral o social. 
Debemos transmitir nuestras acciones a través de una imagen que resulte atrayente, agradable, cordial, exitosa y respetuosa de las formas y las buenas costumbres. Es por ello que toda acción empresarial o social conlleva la responsabilidad del saber estar, decir y hacer que el Ceremonial y el Protocolo requieren.